Todo lo que siempre quiso saber de sus llantas

junio 26, 2011 | Tips

 

Todos los conductores hemos tenido que reemplazar alguna llanta del carro, bien sea porque su vida útil está por terminarse o porque se tuvo algún accidente y se necesita cambiar. Sin embargo al momento de adquirirla siempre viene la cuestión de que no todos entienden la cantidad de letras y números que vienen marcados en la cara de la llanta.

Vamos a tratar de explicarles un tipo de nomenclatura la cual es la más común que se puede encontrar en el mercado; sin embargo, hay que aclarar que no todos los fabricantes de llantas se apegan a dicha descripción.

01
La nomenclatura a la que nos referimos es la que aparecería como:  175/70R13 82 S. Dichas letras y números son muy importantes ya que nos proporcionan datos como por ejemplo si una llanta es apropiada para el vehículo.

El primer número de tres cifras “175” nos indica el ancho total de la llanta en unidades milimétricas. El segundo “70” es la relación de aspecto entre la cara y el ancho del neumático representado como un porcentaje, es decir, la altura de la pared es cercana al 70% del ancho total que es de 175 milímetros.
Después de la serie de números viene una letra que normalmente es una “R” la cual marca que la construcción de la llanta es tipo radial. Sin embargo si aparece otra letra diferente –o ninguna- lo más posible es que sea una llanta de fabricación común en diagonal o cintas opuestas.
En seguida de la letra viene un número de dos cifras “13” y nos indica el diámetro del rin que la llanta debe utilizar, en este caso nos indica que se debe usar un rin de 13 pulgadas.
Al final de la nomenclatura se muestra un número y letra, estos nos marcan el índice de carga y rango de velocidad. El primero se clasifica en una escala de 0 a 279 para definir la masa máxima que una llanta puede soportar. En este ejemplo el “82” indica una carga máxima de 475 Kg (1,047 Lb.). Nunca debe excederse esta carga pues se corre el riesgo de estallar la llanta.

 

Aquí la tabla de códigos de carga

02

Después del número viene una letra la cual nos señala la velocidad tope sostenida a la que un neumático debe correr con cierta carga. Aquí la escala se clasifica desde la “A” (la más baja) hasta la “Z” (la más alta). En el caso del ejemplo que citamos con letra “S” nos señala que esa llanta puede andar hasta los 180 Km/h.

 

Veamos los códigos de velocidad

03
En resumen una llanta con la nomenclatura P 175/70 R13 82S tiene un ancho de 175 milímetros, la altura de la cara corresponde al 70% de 175 milímetros, es de construcción radial y debe ser puesta en un rin de 13 pulgadas. Su índice de carga de 82 equivale a 475 Kg y su rango de velocidad “S” nos indica que puede rodar hasta 180 Km/h.

 

Signos adicionales

Hay otros muchos códigos y signos en una llanta común.

Algunos habituales son:

  • Treadwear (desgaste): Señala la rapidez de desgaste de la llanta. Indicado en el costado por la palabra Treadwear seguida de un número de tres cifras comprendido entre 60 y 620. Números más bajos indican mayor rapidez de desgaste. El valor 200 es el valor de referencia de una llanta “normal”, con una media de duración de aproximadamente 25.000 kilómetros. Así un neumático con un Treadwear 400 se desgastará dos veces mas despacio que uno normal, y agarrará algo menos, pero no la mitad (ver Traction).

04

 

  • Traction (tracción o adherencia): Clasifica la adherencia de un neumático en mojado. Indicado en el neumático por la palabra Traction seguida de una o dos letras según la categoría. Hay cuatro categorías, AA, A, B y C de mayor a menor agarre. El test de prueba para esta característica mide la distancia de frenada en recta.
  • Temperature (temperatura):Indica la resitencia del neumático a sobrecalentarse a mas de 100km/h. Característica que influye directamente en el desgaste del neumático en carretera y en el riesgo ocasional de reventón. Hay tres categorías: A, B y C de mayor a menor resistencia. La mayoría de neumáticos comercializados son A, C es lo mínimo que exige la ley.

05

  • Fecha de fabricación: Indicada mediante 4 dígitos. Los dos primero indican la semana del año en que ha sido fabricado el neumático, los dos segundos el año. Por ejemplo, el código 2K9R5209 indica que la llanta que citamos fue fabricada en la semana 52 (aproximadamente entre los días 25 y 31 del mes de diciembre) del año 2009. No deberían adquirirse llantas que lleven más de un año de fabricadas y una vez instalados deberían sustituirse al máximo a los seis años aunque no presenten desgaste pues las gomas se endurecen, cristalizan y pierden sus propiedades, convirtiéndose en un riesgo.

07

 

Los 10 mandamientos para el uso inteligente de las llantas

Las llantas son el elemento de contacto primario que une al vehículo con el camino, de allí la importancia de su mantenimiento y cuidado. RPM Revista les da a sus lectores los diez mandamientos esenciales.

1. Calibrar las llantas semanalmente de acuerdo con la indicación del manual del fabricante del vehículo.

2. Rotar las llantas. Vehículos con neumáticos radiales cada 7000 Km y vehículos con llantas diagonales (convencionales) cada 5000 Km rodados.

3. Evitar la baja presión de inflado y la sobrecarga en el vehículo. La baja presión de inflado y el exceso de peso compromete la estructura de la llanta, aumentando el riesgo de daños y/o de alteraciones estructurales importantes.

4. Hacer mantenimiento preventivo del vehículo. Amortiguadores, resortes, frenos, rodamientos, actúan directamente sobre las llantas.

5. Utilizar medidas de llantas y rines indicados por el fabricante del vehículo. El vehículo fue proyectado para interactuar en forma equilibrada. La utilización de llantas diferentes altera el equilibrio.

6. Alinear el sistema de dirección y balancear las llantas conforme a lo indicado por el fabricante del vehículo a por lo menos cada 10.000 Km. También siempre que el vehículo sufra impactos fuertes, rotación de llantas, evidencia de desgaste irregular en las llantas, cambios en los componentes de la suspensión.

7. Utilizar el tipo de llantas indicado para cada tipo de servicio. Rodar en ciudad con llantas destinadas a uso fuera de camino, provocará un incremento en el consumo de combustible y pérdida de estabilidad y confort.

8. Observar periódicamente el indicador de desgaste de la banda de rodamiento (TWI). Este indicador existe en todos los neumáticos, avisa cuando debemos reemplazar las llantas (límite máximo), reduciendo el riesgo de un accidente.

9. No permitir el contacto de la llanta con derivados del petróleo. Estos productos atacan al caucho, haciendo que pierda las propiedades físico-químicas y mecánicas.

10. Evitar la conducción agresiva, con frenadas fuertes y cambios bruscos de dirección. Nunca ignorar la existencia de imperfecciones del piso. Los mejores pilotos de competición son aquellos que conducen rápido pero saben cuidar el vehículo y los neumáticos.

 

Y la mejor recomendación para estar seguro, verificar la presión de inflado con un medidor de presión para neumáticos cuando éstos se encuentren fríos. El manejo calienta los neumáticos y hace que la lectura sea incorrecta.

Se ha puesto de moda inflar las llantas con hidrógeno; esta práctica es útil en la ciudad, pero muy peligrosa si va a salir de viaje pues las llantas no se van a calentar y por tanto no tendrán el mismo agarre que al ser infladas con aire. Si va a salir a carretera evite el uso de hidrógeno y ponga la presión recomendada con aire.

Correcta verificación de la presión de las llantas:

08

010

011

012

 

013

Tags: ,

Comentarios

© Bayer Theme Copyright WPCorner

Find the Best Wordpress Templates at WPCorner | Sponsored by Jersey Boys Tickets